Friday, May 22, 2009

Waiting for the fireworks

Many disciples of the Ashram were eager: they expected to see the Master becoming a kind of God, perhaps with a luminous and immortal body. Certainly, people were waiting for a miracle.
But the Master was working tirelessly within itself and within the body of the Earth trying to illuminate the dark basements of the life. The work was arduous and thankless. He knew that the transformation would require many years.
But the disciples did not understand anything. Only a small number of them were aware of the big work undertaken by Sri Aurobindo and Mother. Others were just waiting for the fireworks.

4 comments:

Anonymous said...

El primer síntoma de la ceguera es la impaciencia, swamiji.
No sabía que tenías este blog también. Tendré que leer algo de este buen hombre para ponerme al día, ¿qué me recomiendas?. Creo que empezaré por la Aventura de la Consciencia de Saptrem... aunque acepto sugerencias.
Un abrazo, Pablo.

Swami said...

Ese es el libro que me introdujo en el océano que es, sin duda, Sri Aurobindo.
Aunque quizá hay otro más completo y que te mostrará mejor el trabajo que realizó el Maestro y Madre:

"Más allá del hombre", de Georges van Vrekhem.

PD: Si quieres encontrarlo enseguida, entra en la siguiente página:

aurobindobcn@fundacionaurobindobcn.com

Saludos.

Ojcar said...

desde mi punto de vista, si existe algun camino util ese es el camino que se hace al reves de lo que toda esta gente díce.

Descifrar por qué esto puede ser así, le da chispa a la vida.

Chispa, pero de la de verdad.

Ojcar said...

Es decír, que manera más directa de trascender que aceptar, que ser lo que se es para poder superarse a si mísmo, esos traumas que nos causa nuestra naturaleza.

No hay maestro con autoridad alguna para apalear discípulos.

Que ser mas poderoso y apto aquí que el que acepta ser lo que aquí le ha tocado ser.